• Facebook
  • Twitter
  • Rss
Radio Progreso

El reto del cine hondureño es profundizar en la realidad del país: Servio Tulio Mateo, cineasta

May 09, 2016

Con una semana de anticipación, pactamos la entrevista. El respondió con un: “Con todo gusto, estoy a la orden. Ahhh solo recuérdeme un día antes porfa”. Quedamos para un miércoles por la mañana, después de revisar nuestras agendas de compromisos.

Llegó el día y la hora. 

8:01 a.m, una mañana de miércoles en El Progreso, está haciendo un calor de miedo (Típico). Digito los números que harán de los siguientes minutos, una conversación amena. Estamos a punto de platicar con Servio Tulio Mateo, Cineasta Hondureño, responsable de la coordinación del área de Comunicaciones de UNITEC en Tegucigalpa, capital de Honduras.

Al tercer timbrazo, Servio Tulio responde. Cruzamos un: buenos días, mientras reviso mi libreta de apuntes y él conduce su vehículo por alguna calle de la capital. Entre tanto hablamos de los cortes de energía eléctrica que están de moda por esos días. Además confirmamos algunos datos personales para la entrevista.

Mire, anoche mis vecinos no durmieron por el calor… le digo.

Si, está tremendo eso, acá es igual, me responde…

Andrés, mire estoy a punto de encontrar parqueo, deme cinco minutos, yo  le timbro para que me devuelva la llamada.

Ok Servio, no se preocupe. Cuelgo la llamada. 

8:15 a.m, (Yo pensaba, híjole ¿Será que no encuentra parqueo?, pensando estaba cuando me cae un mensajito conteniendo la palabra “Listo”

Inmediatamente digito la llamada una vez más, hago algunos ajustes de audio y cheque. 

3, 2, 1 y comienzo la entrevista:

AH: Servio, hábleme un poquito de su formación académica por favor…

STM: Bien, yo tuve la oportunidad de estudiar la Licenciatura en Comunicación, me gradué en Costa Rica. Luego decidí estudiar Cine en la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de Los Baños en Cuba, con una especialidad en producción.

AH: ¿Qué hace actualmente, aparte de dar clases?

STM: Bueno, combino mi vida laboral básicamente en dos áreas. Por una parte imparto clases en la Licenciatura en Comunicación (UNITEC), y las asignaturas que imparto tienen que ver con la rama audiovisual. Eso desde hace 13 años. La otra mitad de tiempo soy productor, desarrollo proyectos personales y para otras empresas.

AH: Hábleme de algunos proyectos en los que ha participado recientemente…

STM: Bueno, recientemente estoy participando en tres largometrajes, dos de ficción, uno documental. Uno de ellos (ficción) tiene por título ¨Las cartas de Carmelo¨, es una película que estamos preparando desde hace cuatro años junto a Enrique Medrano que también es un Hondureño egresado de la Escuela Internacional de Cine donde yo estudié, en Cuba. En este momento, estamos en una etapa que es bastante crítica, que es el financiamiento. En estos cuatro años hemos trabajado en la preparación del guión, hemos contado con apoyos importantes de fundaciones internacionales, para compartirlo en asesorías que hemos recibido en Argentina, Colombia y República Dominicana.

El otro proyecto se llama “Días de luz”, es una película centroamericana donde participamos los siete países de la región. Por Honduras estoy participando yo como productor, con el mismo director de Las Cartas de Carmelo, gracias a Ibermedia que nos ha apoyado. En este momento nos estamos preparando para el rodaje que comienza el primer semestre del próximo año.

El tercer proyecto en el que estoy participando es un largometraje documental, que lleva por título “Forastero” junto con Laura Bermúdez (Documentalista hondureña). Este trabajo trata sobre un artista garífuna (Bailarín), que vive desde hace más de 10 años en Tegucigalpa y está luchando para conseguir su sueño. De momento estoy enfocado en estos tres proyectos.

AH: Servio Tulio, si le tomamos el pulso a la producción de Cine en Honduras. ¿Qué detectamos?

STM: Detectamos que hay movimiento, que eso es algo positivo. Hace diez, quince años la actividad era prácticamente nula. En los últimos años hemos visto como la actividad cinematográfica en el país ha venido en aumento y lo más importante; se ha vuelto constante, es decir: todos los años, ya no es una novedad que haya una película en cartelera. De hecho en lo que llevamos del 2016 creo que van tres películas hondureñas en cartelera. Y pareciera que esto se está convirtiendo en algo habitual. En Honduras en este momento tenemos un interesante movimiento cinematográfico en términos de cantidad de trabajos. 

AH: ¿Qué factores cree que están permitiendo esto?

STM: Es interesante la pregunta. Creo que… (Suspiro), la inquietud de los realizadores por hacerlo. Desgraciadamente no existe un estímulo estatal para que esto se desarrolle como debería ser, la industria verdad… En los países donde la industria es fuerte el apoyo del Estado ha sido fundamental. En el caso de Honduras no es así. Pienso que en el caso de Honduras lo que estamos viendo es producto de la iniciativa de los que quieren hacer Cine. Es decir, gente terca (Se sonríe), gente con ganas de hacer las cosas a pesar del medio hostil, a pesar de todas las adversidades que hay en el país para poderlo hacer.

AH: Servio, usted nos corregirá en esto. Escuchamos por allí que Honduras es el país de Centroamérica que más cine produce actualmente. Le añado esta pregunta. ¿Qué retos presenta este aumento habitual de producción de Cine en nuestro país?

STM: Es correcto, Honduras uno de los países de la región que está produciendo más. Pero, (hace una pausa), hay muchos retos… Y los retos tienen que ver con la calidad de lo que estamos produciendo. Por una parte es positivo notar que hay producción, hay producción que va en aumento, pero, el número tampoco va asociado necesariamente con la calidad.

Yo creo que allí es donde viene el reto. ¿Qué tan artísticas son las películas que estamos produciendo? Incluso si no tienen fines artísticos, si una película se plantea como una película comercial, ¿Qué tan buena es?

Hace algunos años los retos que teníamos eran a nivel técnico, es decir; que se escuchara bien, que tuviese una buena fotografía, que tuviese una buena edición. La parte técnica yo siendo que se ha ido superando porque para que un técnico se vaya perfeccionando pues tiene que hacer cosas. La práctica lo va perfeccionando.

Ahora el reto es, que cosas estamos contando y como las estamos contando. Es decir, el reto principal para mí es en términos de calidad, en términos también de esencia de lo que estamos diciendo. Vivimos en un país en donde pasan tantísimas cosas que para mí, es impensable que un cineasta esté desligado de la realidad en que vive. El cine debe reflejar también el país y la sociedad en la que estamos. Eso no quiere decir que necesariamente tengamos que hacer películas en un género dramático particular. Se puede hacer comedia, pero una comedia que te haga reír pero que te haga pensar.

AH: ¿A qué se debe el hecho, que los guionistas no profundicen la realidad hondureña en las películas que producen?

STM: Siento que es un tema que no deja de estar ligado a la educación y a la sensibilidad del cineasta. Creo que un cineasta que no lee, un cineasta que no cultiva su arte, un cineasta que no va al teatro, que no lee poesía, que no lee los periódicos por Dios…un cineasta que no está conectado con eso, pues no sé si es un cineasta. Es decir; ser cineasta va más allá de aprender técnicamente como se usa un aparato. Ser cineasta es un compromiso que va más allá de la parte técnica.

Yo siento que mucho se puede explicar por el tema de la formación. Desgraciadamente en nuestro país si tú te planteas ver cine de otras regiones del mundo, son muy pocas las opciones que hay, entonces hay muchas personas que se quedan con lo que vemos a primera vista en las ciudades, hay poca curiosidad por leer, por ver otras cosas y yo creo que por allí va… Y me imagino también que es un tema de percepciones… Quizás hay personas que piensan, ¨no me quiero meter a rollos¨, ¨no me quiero comprometer políticamente con algo¨. 

Yo pienso que un cineasta debe estar comprometido con la sociedad en la cual está desarrollando su cine, lo hace una persona más interesante. Pensar que el cine tiene fines exclusivamente de entretenimiento es minimizar su potencia como Arte.

AH: Usted mencionó el papel gubernamental. ¿Qué papel debería jugar el gobierno en relación con la producción de cine en el país?

STM: Un papel protagónico. La industria cinematográfica debe ser una industria que le interese al Estado, porque en los países donde hay industria, van plasmando identidad, van plasmando las historias que los identifican como país y eso no deja de ser una cara ante el mundo. 

Si lo vemos desde otro punto, el cine en el país puede generar empleos, puede generar ingresos para el Estado. En ningún país del mundo donde la industria cinematográfica es fuerte el Estado está desligado. En el caso de Honduras el cine se ha visto como algo muy particular y quizás de minoría. Pero yo pienso que con el incremento de las producciones e incluso con la respuesta que dichas películas han tenido de parte del público, el gobierno podría ver con mucha claridad que estamos hablando de una industria que tiene un potencial grande, que el público está respondiendo positivamente ante algunas películas. Pero más allá de esta relación con el público, estamos hablando de una industria que nos representa, que nos plasma como sociedad en la pantalla, y en ese sentido el papel del Estado debe ser protagónico con los apoyos, con las facilidades para lo que quieran dedicarse a esto lo puedan hacer. 

Los que hacemos Cine en Honduras tenemos que organizarnos, tenemos que agruparnos y luego hacerle ver al Estado que su papel es determinante para que esta industria se fortalezca. En el caso de Tegucigalpa conozco algunas iniciativas que se están preparando para agrupar al gremio y luego pedir al Estado formalmente las cosas que se necesitan. Siento que es un tema que primero parte por el gremio. No veo imposible que nos podamos organizar, aunque tengamos visiones del mundo diferentes.

AH: Servio, hagamos un poco de memoria en Cine Hondureño ¿Cuándo comienza la producción de cine en nuestro país?

STM: La historia destaca el nombre de Sammy Kafatti como impulsor del Cine. Un hondureño visionario que en los años sesentas fue a estudiar Cine a Italia. Imagínate si  todavía decir hoy voy a estudiar Cine te quedan viendo un poco raro, imaginemos en la década de los sesentas a alguien que habrá dicho “me voy a Italia a estudiar Cine” (Sonríe). 

Sammy hizo una serie de cortometrajes, fusionó también el mundo de la Publicidad, invirtió mucho dinero en su equipo y finalmente hizo este largometraje que lamentablemente no pudo ver terminado de “No hay tierra sin dueño”.

La historia siempre lo marcará por ser el primero en abrir camino en la industria cinematográfica hondureña.

AH: ¿Actualmente, qué tipo de influencia tiene la producción de Cine en Honduras?

STM: Yo no he identificado con las películas que se han hecho una tendencia en cuanto a movimiento cinematográfico. Lo que sí he identificado es que muchas de las películas que han llegado a la pantalla son del género Comedia. Me parece interesante que lo que más estamos viendo en las pantallas de Cine sea comedia. No tengo nada en contra del género Comedia, de hecho me parece que como hondureños necesitamos reírnos más… Ustedes por ejemplo (Radio Progreso) tienen un espacio, el Noti Nada, un espacio interesante, en tono de Comedia, pero inteligente.  Yo siento que está bien que produzcamos Comedia, pero, creo que le hace falta ponerle más sustancia al contenido de nuestras historias. Este es un punto de vista muy particular, habrá quienes estén a favor, quienes estén en contra, pero personalmente siento que sería más interesante ver algo que al final de deje una reflexión, una inquietud, más allá de reírnos por reírnos. Pero bueno, quizás se piense que la Comedia es el género más “vendible” en términos del público. 

AH: En el plano más personal Servio. ¿Con qué sueña usted en este momento?

STM: (Sin vacilar me responde de una vez). Yo sueño con dedicarme a lo que me apasiona, que es justamente la producción audiovisual.

Tengo la dicha de poderme dedicar a esto, a pesar de lo adverso del país en términos de las condiciones que hay. Me gusta estar formando a nuevas generaciones en la Universidad, espero poder seguir haciéndolo, es algo que también me apasiona. Y mis sueños en términos laborales parten por seguir dedicándome a la producción. Esperamos en los próximos años contar con una situación más favorable y no estar invirtiendo tantos años o tanto esfuerzo, siempre habrá un esfuerzo, pero un esfuerzo de más. 

AH: Servio Tulio Mateo, gracias por regalarnos parte de su tiempo, compartido con la audiencia de Radio Progreso. Le deseamos mucha suerte y buenas energías en este camino. 

STM: Gracias a ustedes Radio Progreso, les tengo una admiración profunda. Y bueno, animarlos a que sigan haciendo producción radiofónica de calidad, producción radiofónica que entretenga, que eduque, que nos invite a cuestionarnos, a pensar. Felicidades a ustedes también.

Y así, con este saludo, mi dedo índice presionó el OFF del receptor de llamadas, ubicado en el Estudio B de Radio Progreso a las 8:43 de la mañana. Sentí que veintidós minutos de duración de la entrevista pasaron volando. Servio Tulio Mateo, tiene una gran historia, una sensibilidad mayúscula  para el diálogo, con una precisión espectacular en cada respuesta. 

 

Por: Andrés Hernández (Radio Progreso)

 

Suscríbase a nuestro boletín informativo

Opiniones

HomeComunicacionesAléf | Sección CulturalExactamente así: Gracias Teatro La Fragua (Una temporada para retomar la esperanza) Top of Page

Aléf | Sección Cultural

Con ojos de Mujer