0Shares

Jueves, 27 febrero 2020

Acuerdos mínimos sobre el agua

Apenas comenzamos el verano y los clamores por el agua van subiendo de tono y geografía. El agua es ese elemento básico del que todos hablamos, de él dependemos y muy poco lo cuidamos y defendemos. El agua está riesgo porque los cerros van quedando sin árboles, el gobierno y los empresarios centraron la economía en la minería, hidroeléctricas, agrocultivos y venta del bosque.

Cada vez hay menos agua en los ríos y más agua embotellada en mano de transnacionales. Esta dinámica de aumento de oferta y demanda del agua y reducción de la producción de la misma convierte el agua en una de las mercancías más codiciadas y con mayor capacidad de mover capitales y conflictos en el mundo.

Ante las amenazas goblales sobre el agua, como país tenemos la obligación de impulsar acuerdos mínimos sobre el agua, que ayude a hacer frente a las carencias actuales y a la prevención de conflictos futuros.

Primer acuerdo. Establecer que el agua en un bien estratégico para el país. Esto implica revisar la actual Ley general de aguas, establecer una nueva normativa jurídica que proteja el agua como bien estratégico para la población y para el Estado. Implica que nuestros ríos, acuíferos y lagos son prioridad en materia de política pública

Segundo acuerdo. Unido al primer acuerdo, definir el agua como bien de interés público y un derecho humano. Esto implica que bajo ninguna circunstancia se debe privatizar los sistemas de agua comunitarios y municipales, implica rescatar el SANAA, invertir en ella y convertirla en una institución estratégica del Estado.

Tercer acuerdo. Revisar el actual modelo de desarrollo centrado en el extractivismo, porque se convirtió en la principal amenaza del ciclo de la producción del agua y de todo el ecosistema. Seguir con este modelo es firmar el acta de defunción de los ríos que aún siguen con vida.

Cuarto acuerdo. Impulsar procesos educativos en los centros educativos públicos como instituciones privadas sobre el cuidado y la producción del agua. Esto implica generar conciencia sobre el uso, crear programas de protección de parques nacionales, programas de delimitación y reforestación de las microcuencas, programas de educación y protección de los acuíferos nacionales.

En la coyuntura actual donde hay tantas agendas y tantos distractores en movimiento, centrar la energía y la lucha en temas estratégicos como la defensa del agua y de los bienes naturales es la mejor manera encontrarnos como pueblo.

Escuchar y descargar Nuestra Palabra

Derechos compartidos, citando la fuente | Contáctenos | Misión | Historia | www.radioprogresohn.net

0Shares