0Shares

Varios productores y productoras del sector Delicias, se juntaron en la comunidad de  Nueva Suyapa el pasado fin de semana para celebrar una misa campesina y agradecer a Dios por la Vida, por las fuerzas para seguir luchando y porque en esos lugares que a pesar de los problemas, aún hay conciencia de cuidar y proteger la madre tierra.

El padre Javier Hernández Cmf, de la Parroquia Nuestra Señora del Pilar del municipio de Arizona, Atlántida se refirió a la responsabilidad que tenemos de defender la creación. Que debemos ser más conscientes y valientes para defender las montañas, los ríos, las tierras y que no debemos dejar solas a las personas que están luchando por defender la madre Tierra y que están siendo criminalizadas.

Con los cultivos de la comunidad se prepararon los alimentos que se compartieron en la celebración.

“A todas las personas se nos ha quitado el derecho a la salud, a la educación y otros tan importantes para la vida, y también nos están arrebatando la tierra y es triste  ver que alguien tenga que ser obligado a dejar toda su historia, toda su familia, sus cosas, porque la situación obliga a huir de su país”, agregó el sacerdote claretiano.

El Padre Cesar indicó que “ya nos ha tocado ser comunidades perseguidas por defender los bienes comunes y recordó que hace varios años,  21 personas del sector fueron perseguidos y que el caso se llevó hasta a la Corte interamericana y les dieron medidas de protección, algunas personas tuvieron que irse del sector. Pero que esa persecución no ha terminado, en el país se sigue criminalizando a las personas que defienden la vida y que están en contra de este sistema opresor e injusto”.

Explicó que como cristianos y cristianas no se puede servir al Dios de la Vida y al Dios del Dinero al mismo tiempo. Porque para quienes sirven al Dios del Dinero lo más importante son las ganancias, es el acaparar, en el Dios Dinero solo hay codicia  que es la raíz de todos los males y eso hace que haya persecución, criminalización, violaciones a los derechos humanos, por eso hay personas que están haciendo leyes en contra de quienes defienden los recursos naturales, la madre tierra.

Javier Hernández Cmf, Cesar Espinoza Cmf y Freddy Cabrera Cmf, sacerdotes claretiano en la celebración comunitaria en Arizona, Atlántida.

Las ofrendas de la misa fueron frutas y verduras, tierra, agua, elementos que deben de cuidar, proteger y defender de los gobernantes, empresarios y transnacionales. También ofrecieron sus herramientas de trabajo con las que labran la tierra para cosechar sus alimentos y cuidar las semillas Criollas. Entregaron a Dios la luz que les alumbra su camino para seguir adelante, un balón de futbol para continuar disfrutando del juego, de la alegría y el compartir entre los vecinos y vecinas, y la palabra de Dios que es su guía espiritual.

Después de la misa, las comunidades organizaron juegos y venta de los productos de la tierra cultivados con abonos orgánicos como: plátanos,  guineos, mazapán, limones, piñas, yuca, malanga, melocotón, lichas y otros. También tierra abonada, huevos, plantas y alimentos elaborados como yuca y tajadas con gallina, tamales, jugos naturales, pan, café y otros.

Este trabajo de agricultura orgánica se viene realizando desde hace tres años en este sector del departamento de Atlántida, con el apoyo financiero de Cafod, una agencia católica de Cooperación que cree en la capacidad y el compromiso de más de 43 familias que se acompañan a través del Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación, ERIC en varios departamentos y teniendo alianzas muy cercanas con la Parroquia Nuestra Señora del Pilar con quienes trabajamos en comunidades de los municipios de Tela y Arizona, apostando a cultivar alimentos saludables y con el compromiso de defender la madre tierra.

0Shares