A tres años de impunidad en el crimen de Margarita Murillo, su familia y compañeras del Foro de Mujeres por la Vida, continúan denunciando el sistema donde la mujer ha sido replegada por tantos años, y donde la violencia se ensaña y la impunidad permite la repetición y el aumento de estos hechos sin que el Estado de una respuesta.

Margarita Murillo fue asesinada por la espalda un 27 de agosto del 2014, en medio de un conflicto agrario que sigue cobrando la vida de campesinas y campesinos. Fue asesinada por varios disparos, en el país más peligro para los defensores de derechos humanos y bienes naturales según la organización Global Witness. También fue asesinada en el país donde cada 14 horas una mujer sufre su mismo destino.

Al momento del crimen las autoridades policiales encontraron una carta con una invitación a un encuentro de organizaciones campesinas, que también tenía una amenaza para que dejara de luchar por la tierra o tendría un derramamiento de sangre.

Al final su sangre fue derramada por las manos de sicarios al servicio de los grupos económicos que tienen en el control de las tierras y que se prestan a criminalizar en contubernio con el Estado a los campesinos y campesinas, denuncia el Foro de Mujeres por la Vida.

Margarita pertenecía a la Empresa Asociativa Campesina “Las Ventanas de la Producción”, en la que desde hace nueve años se organizaron para recuperar terrenos en el departamento de Cortés, y de esa forma ponerlo en manos de los campesinos tanto para cultivarla como habitarla.

Según la Central Nacional de Trabajadores del Campo-CNTC-, En Honduras la tierra está concentrada en pocas manos, del lado más desfavorable hay más de 350 mil familias campesinas que no cuentan con un pedazo de patria para cultivar ni para instalar una pequeña vivienda.

A pesar de la crisis actual, el gobierno lejos de buscar una solución sigue entregando el territorio y bienes naturales a inversionistas nacionales y extranjeros para su explotación.

Este 27 de agosto las mujeres organizadas en el Foro de Mujeres de Atlántida, Colón, Cortés, Santa Bárbara y Yoro, realizaran un acto de protesta, en la comunidad garífuna Barra Vieja en Tela, para denunciar la impunidad por el asesinato de Margarita y el despojo territorial que están sufriendo las mujeres de la costa.

Aumenta violencia hacia las mujeres

En Honduras la mujer es víctima de varios tipos de violencia. Una violencia cultural producto de la clase de sociedad donde predomina el machismo y la desvalorización de la mujer por el simple hecho de ser mujer. Una violencia política en la que no se le permite participar en igualdad, a pesar de tener igual o más capacidad que los hombres. Y una violencia estatal donde se le reprime con leyes y se violenta su cuerpo y territorios al tomar decisiones en contra de su dignidad.

“Toda esa violencia estamos viviendo las mujeres sin que las autoridades y organizaciones sociales digan algo al respecto”, denunció Jessica Sánchez del Movimiento Feminista de Honduras durante un conversatorio que realizó el Foro de Mujeres por la Vida.

En el país según las organizaciones de derechos humanos cada 14 horas una mujer es asesinada. En lo que va de 2017 se contabilizan casi 200 asesinatos de mujeres, y en los últimos 13 años se han registrado 5, 135 femicidios; los casos se encuentran sumergidos en el 96 por ciento de impunidad.

“Pareciera que el país está en guerra”, agregó Jessica, asegurando que las mujeres se sienten abandonadas por parte del movimiento social y popular en Honduras, quienes según la analista no se pronuncian respecto.