0Shares

  Viernes,  05 marzo 2021    

De discursos y mercenarios

Cuando nadie lo esperaba salió Luis Javier Santos con un requerimiento fiscal para funcionarios de Casa Presidencial que había utilizado fondos públicos para sobornar a periodistas. El mismo documento señaló que había una planilla de 77 periodistas con tapa boca de miles y otros de millones de Lempiras.

El soborno desde Casa Presidencial no es noticia, es uno de los delitos menores del régimen, el morbo estaba en la lista de los periodistas que recibieron el dinero, y aumentó cuando circuló la lista de los mercenarios, en ella están desde lo más encumbrados hasta nombres desconocidos en el gremio y en el país, pero bien conectados a la chequera Presidencial.

Si algo debería caracterizar el gremio periodístico es su capacidad de contar historia y hacer disfrutar a la población con su narrativa, tanto que hay que contar de este país, pero la mayoría prefieren contar las narrativas pactadas en Casa Presidencial, es tan fuerte la tentación que el propio Colegio de Periodista respaldó a los mercenarios.

Sin empacho alguno el CPH sacó un comunicado afirmando que el señalamiento de los 77 periodistas machaqueros es una campaña de odio contra “figuras” del periodismo, una cortina de humo de sectores que buscan obtener pírricas ganancias políticas. Ni por demagogia se comprometió a hacer una investigación profunda sobre las acusaciones, por respeto a la población y al reducido grupo de periodistas que arriesgan su vida cotidianamente por acercarse a la verdad.

El comunicado de Colegio de Periodista tiene los mismos genes de los comunicados de Casa Presidencial ante los señalamientos de los fiscales estadunidenses sobre los vínculos de Juan Orlando Hernández con el narcotráfico, para ellos todo es cien por ciento falso, son mentiras de criminales confesos que quieren reducir la penas, que JOH es el más cachimbón combatiendo el narcotráfico en la historia del país.

Parece que el vocero del Colegio de periodista son gemelos con los voceros de las Fuerzas Armadas, quienes ante lo señalamientos de respaldar una narco-dictadura, sale la misma coletilla, que todo eso es falso, que las Fuerzas Armadas son respetuosos de la ley, que son la institución más honesta y que ellos protegen las fronteras terrestres, aéreas y marítimas del país. Pero nunca informan sobre los 4 mil millones que les entregó el usurpador, ni explican por qué nos convertimos en el corredor logístico de los narcos de Sudamérica y Norteamérica.

A este discurso se suman un sector de la elite empresarial, de las élites religiosas, y una cosa les une a todos: la narco-dictadura es el mejor negocio del siglo, están con los bolsillos llenos y no les importa el descalabro del país. Una historia más de Juancito en el país de las maravillas.

Escuchar y descargar Nuestra Palabra


Derechos compartidos, citando la fuente | Contáctenos | Misión | Historia | www.radioprogresohn.net

0Shares