0Shares

  Jueves, 23 Enero 2020    

Dos continuismos, un camino

La salida de la Maccih solo reafirma que en Honduras “la corrupción es el sistema operativo”. La corrupción es la aplicación que activa el circuito de la dictadura con los militares, la élite empresarial, las transnacionales y el crimen organizado. Los operadores del sistema hablan de cambios en el Estado, pero controlados por ellos para asegurar que el circuito de corrupción siga intacto.

A pesar de que instalación de una instancia internacional fue una demanda ciudadana, la Maccih fue el resultado de negociaciones de JOH y su grupo con Luis Almagro, quienes de “compadre hablado” la instalaron y de “compadre hablado” la cerraron. En medio de la incertidumbre la salida de la Maccih evidencia tres certezas contra la corrupción.

Primera certeza. La Maccih también fue un distractor. Es verdad que la Maccih asustó a muchos corruptos, pero a la inmensa mayoría la entretuvo con las novelas de JOH y Almagro, hoy ambos buscan el continuismo y la Maccih fue apenas una moneda de cambio. Sin embargo, desde que se instaló la Maccih se apagaron las antorchas y desapareció la presión popular contra los corruptos.

Segunda certeza. La cooperación internacional como OEA, Unión Europea y embajada de Estados Unidos han mostrado casi nulo interés en apoyar a los a pueblos en la lucha contra los corruptos, sus acciones y silencios en estos años muestran que han respaldado y apoyado financieramente a un gobierno integrado y conducido por criminales.

Tercera certeza. La lucha contra corrupción no se impulsará desde la clase política, ni vendrá desde afuera, surgirá del corazón y las manos del pueblo. Se terminó el distractor de la Maccih y nos toca enfrentarnos con la realidad de los corruptos y corruptores. Y en esta lucha necesitamos creer en nosotros mismos, en nuestra fuerza transformadora que brota de la organización y la defensa de los territorios. Por suerte esa fuerza no tenemos que buscarla o esperar que venga de afuera, esa fuerza vive y camina con nosotros.


 
Escuchar y descargar Nuestra Palabra
 

Derechos compartidos, citando la fuente | Contáctenos | Misión | Historia | www.radioprogresohn.net

0Shares