0Shares

  Miércoles, 28 abril 2021    

Expertos en hacer el mal y venderlo como un bien

Usted descubre que los ríos siguen sin bordos y que mucha gente se quedó sin vivienda, y de inmediato verá a través de los medios debidamente tarifados al señor Juan Orlando Hernández regalando dinero constante y sonante a centenares de familias que sufrieron los embates de los huracanes de noviembre pasado, y a su vez mostrando la bondad del presidente o de alguno de sus funcionarios de alto rango, con viviendas prefabricadas, como solución permanente a quienes han carecido de un techo donde vivir.

Usted se entera de que no hay vacunas y que los hospitales están atiborrados de pacientes Covid-19, y de inmediato verá en los medios debidamente tarifados que comisiones oficiales se lanzan al mundo para regresar con vacunas, o escucha a alguno de los más acreditados voceros explicando las bondades de los hospitales móviles, y todo el bien que hacen a la sociedad enferma hondureña.

Algo es cierto, y conviene reconocerlo. El equipo que preside el Estado hace tan bien el mal que, para mucha gente, ese mal que hace es visto como bondad, y el rostro de quienes hacen tanto mal se cubre de la más hermosa sonrisa de generosidad. El mal para Honduras nunca se había visto tan lleno de luces y ternuras como en este oscuro tiempo de sometimiento de toda la institucionalidad a la arbitrariedad de delincuentes.

En lo fundamental, las ZEDEs o ciudades modelo, van para adelante; la industria extractiva, va para adelante; la militarización de la sociedad y los territorios, va para adelante. Y los programas asistencialistas para aparecer que el gobierno es bondadoso y resuelve la necesidad de gente miserable, siguen para adelante, sin tocar en absoluto los detonantes de la desigualdad, el deterioro ambiental y el autoritarismo.

Todo indica que el equipo conductor del proyecto autoritario lo hace todo bien, incluso por supuesto los saqueos y en el marco del secretismo oficial. En contrapartida, los liderazgos de los diversos sectores de la oposición, tanto los más oficiales como los más populares y de base, parecen haberse quedado viendo con asombro la magistral manera de los mafiosos de hacer tan bien el mal. Y así de perplejos, mucha gente organizada y de muy buena intención, sigue haciendo sus luchas con tan pobre creatividad y mediocridad que los medios debidamente tarifados no tienen que hacer mucho esfuerzo para hacerlo aparecer como un mal, y a quienes los impulsan como los opuestos al desarrollo, bienestar, el progreso y la democracia.

¿Qué hacer para no dejarnos atrapar por las trampas de los que haciendo tanto mal, nos hacen creer que están haciendo el bien? ¿Qué hacer para que el bien que realizan muchos sectores sociales se haga tan bien que desenmascare el proyecto autoritario y conduzca a una propuesta soberana del pueblo hondureño?

Escuchar y descargar Nuestra Palabra

Derechos compartidos, citando la fuente | Contáctenos | Misión | Historia | www.radioprogresohn.net

0Shares