0Shares

Aproximadamente unos 65 jóvenes del instituto Técnico Fernando Bandeira, participaron en una jornada de formación sobre sexo y género, impartida por representantes del área de Articulación del ERIC-SJ (Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación), obra social de la Compañía de Jesús.

El propósito de esta formación, es para que las muchachas y muchachos que cursan carreras técnicas en este instituto, conozcan más sus cuerpos y que sepan diferenciar entre sexo que es el conjunto de características físicas, externas y de origen biológico que determinan  a hombres y a mujeres. Y que estas características son invariables en el tiempo y en las diferentes culturas.

Generalmente, este tema no se discute en los colegios de manera abierta. Por esta razón muchos jóvenes, hombres les causa risa cuando se habla de sus órganos sexuales. Ven el tema con malicia y hasta con morbosidad.

En cambio, para las mujeres, parece que el tema les resulta un poco más común, participan más, ponen más atención y se ven interesadas por aprender. Esta actitud es seguramente porque algunas de ellas ya son madres, tienen pareja y tal vez entre sus amigas  han hablado del tema o cuando les toca ir al médico.

Y es que para la mayor parte de las madres y padres de familia, hablar de sexo con los hijos e hijas es difícil, porque todo se ha aprendido en los caminos de la vida y a como caiga. Por un lado  hay conceptos muy equivocados sobre sexo y por otro lado el tema es un tabú. A veces,  se encuentran jóvenes que afirman que es pecado, es malo o no es correcto hablar de sexo.

Lo importante es que desde la dirección, maestros y maestras del instituto Técnico Bandeira consideran de mucha importancia que sus alumnos y alumnas entiendan el tema del sexo  y también que sepan distinguir la palabra género que son las características de comportamiento, pensamiento, actitud e identidad que se le asignan a los hombres y a las mujeres según la sociedad donde vivan.  

“La sociedad nos enseña que las mujeres somos débiles y que los hombres son fuertes y esto lo repetimos y lo creemos. Pero al analizar estos temas nos damos cuenta que las mujeres somos fuertes, lo que pasa es que no todas hemos desarrollado nuestras fuerzas. Además este concepto de débiles y fuertes solo nos lleva a tener más desigualdad y eso nos hace más daños a las mujeres”, dijo una de las participantes. El instituto Técnico Bandeira, se ubica en la ciudad de El Progreso, Yoro, en uno de los barrios más olvidados por las autoridades municipales. Su población estudiantil, son jóvenes de escasos recursos que buscan estudiar una carrera técnica para conseguir un trabajo o para hacer esfuerzos de iniciar un trabajo. Este colegio es uno de los centros educativos apoyados por los jesuitas en Honduras.

0Shares