0Shares

Llegamos a julio, y seguimos caminando en las movedizas arenas que se mueven al son de las noticias de nuevos actos de corrupción, con nuevas figuras de las elites que aparecen embarradas en desfalcos a instituciones públicas, con vínculos con el narcotráfico, piezas clave en el sostenimiento de la dictadura. Como siempre, en esta primera semana de julio, elevamos ante la sociedad hondureña nuestra voz, para unirla al clamor de salud, alimento y justicia de muchísima gente que se revuelca de indignación y repudio hacia la podredumbre que se enquista en las estructuras del poder oficial. Todas esas voces las unimos en este Décimo sexto manifiesto público.

1- Ante el auténtico genocidio puesto en marcha por esta dictadura que lidera Juan Orlando Hernández, seguimos exigiendo que la emergencia sea atendida y dirigida por los profesionales de la salud, muchos de los cuales, por no contar con los equipos necesarios para su protección, están cayendo uno a uno ante la fuerza del COVID19. En nombre de nuestra gente infectada y desde los cadáveres de quienes caen sin ser atendidos, lanzamos y gritamos la pregunta: ¿Dónde está el dinero aprobado para la atención sanitaria?

2- También manifestamos nuestra solidaridad con todas las trabajadoras y trabajadores en las distintas áreas laborales contra quienes la patronal y el gobierno se unen para violentar sus derechos en plena pandemia. Condenamos el maltrato y la negación de derechos salariales legalmente reconocidos a la fuerza laboral que hace posible la economía de unas cuantas familias acaudaladas en el país. Exigimos el pago de salarios y demás derechos a la población trabajadora para la estabilidad familiar.

3- Para Honduras y el pueblo hondureño es buena noticia la oposición política parlamentaria que se sesionó el 24 de junio para abrogar el Nuevo Código Penal. Todas estas organizaciones que suscribimos este Manifiesto llamamos a cada uno de los parlamentarios a mantener la unidad, no dejarse chantajear ni sobornar, tienen una misión nacional fundamental. Muchos temas esperan ser legislados a nuestro favor. En ustedes, como fuerza de oposición parlamentaria, se cristaliza lo que queda de dignidad institucional en una patria ultrajada por las mafias corruptas, narcotraficantes y criminales. Con tan solo que se unan para legislar por la condonación del pago de la factura de energía eléctrica, ya estarían dando un respiro a una población económicamente ahogada.

4- Llamamos con todo el amor y entrega que requiere la soberanía nacional, a todas las organizaciones y movimientos que siguen en dispersión, a encontrarnos, a caminar juntos, desde nuestras diferencias y desde la diversidad, hacia la integración de la fuerza social, política y popular necesaria, capaz de transformar esta dura realidad dictatorial. En esta dimensión, nos unimos a nuestros hermanos y hermanas que luchan por mejores condiciones legales y laborales, así como la lucha antirracista en los Estados Unidos.

5- Condenamos el asesinato de los comunicadores sociales de La Ceiba, German Vallecillo y Jorge Pozas. Exigimos una investigación profunda y no amañada que conduzca a dar con los gatilleros, pero sobre todo con quienes pagaron por cegar estas dos valiosas vidas que advierte del grave peligro que en Honduras corren las personas que ejercen el oficio de libertad de expresión.

6- Estamos convocados a la hora del ruido, todos los sábados a las 7:00pm. Que suenen las cacerolas, que se levanten las pancartas o la pequeña manifestación en la calle de enfrente con mensajes de repudio a las violaciones a los derechos comunitarios y personales y el abandono del sistema de salud y las víctimas del covid19. ¡La lucha es nuestra, la victoria y la alegría también!

Honduras, Julio 2020


0Shares