0Shares

English version

En tanto dictadura impuesta y agresiva, nos corresponde reafirmar nuestro pleno derecho a situarnos ante ella en estado de desobediencia civil y popular. La vía histórica para la liberación de los pueblos, siempre ha sido la organización popular, una fórmula infalible, que cuando es bien ejecutada, no hay régimen que lo soporte. Necesitamos romper con la lógica mortal de la dictadura y el neoliberalismo, desde nuestro proyecto colectivo de convertirnos en un pueblo en libertad. Y así lo hacemos sentir con claridad en este Vigésimo Manifiesto Público:

1.- Por veinte semanas consecutivas mantenemos firme la exigencia de que un equipo de profesionales de la salud, con ética y responsabilidad conduzcan esta crisis sanitaria a una salida favorable para el pueblo. Exigimos se transparenten los destinos y manejo de los fondos públicos destinados a dicha crisis, y que dicho proceso sea conducido por un sistema de veeduría independiente, lejos de las prácticas corruptas, añejas en el Partido Nacional. No importa cuánto estén cerrados los oídos de la dictadura, ante cada llamado y exigencia, al final prevalecerá la justicia de los pueblos.

2.- Nos solidarizamos con OFRANEH, con la resistencia ancestral garífuna, que ha enfrentado con valentía permanente al régimen y al sistema neoliberal y sus políticas racistas. Al tiempo condenamos la desaparición forzada de los compañeros de la comunidad de El Triunfo de la Cruz, producto de la extrema violencia de la dictadura, y de la aplastante militarización, que ya no solo se limita a las calles, sino a toda estructura de toma de decisiones. ¡EXIGIMOS LA APARICIÓN INMEDIATA DE LOS COMPAÑEROS!

3.- Nos solidarizamos con las luchas del pueblo lenca organizado en el COPINH, así como condenamos los atentados contra MILPAH, el hostigamiento al grupo Mi Esperanza de Santiago de Puringla, así como a la compañera Felicita López, victima reciente de amenazas a muerte. Así mismo nuestra solidaridad con el pueblo Tolupán, y su ardua resistencia. Ante esta embestida y ola de ataques contra las organizaciones territoriales y defensores del ambiente debemos arreciar la organización y la lucha colectiva y unificada.

4.- Saludamos con entusiasmo todas las caravanas vehiculares, que encaran al régimen y su corrupción, exigiendo respuestas claras y contundentes, nos seguimos preguntando ¿Dónde está el dinero?, porque tenemos derecho a saberlo, porque es nuestro dinero, y nuestro futuro, ahora secuestrado por la podredumbre narco dictatorial. Cada semana seguimos convocándonos en el cacerolazo y a nuevas caravanas en todo el país y seguimos alimentado con nuevos contenidos la campaña ¿Dónde está dinero?

5.- Exigimos al Fiscal General de la República que aparezca, que salga de sus cobardes encierros, y si es que tiene, que levante su dignidad, investigue los casos de corrupción de sus amigos; sin duda alguna la cárcel es poco castigo para todos estos asesinos, quienes sirven en su mesa la vida del pueblo, y alimentan a sus hijos con las lágrimas de nuestra gente enferma y hambrienta.

Honduras, julio de 2020

0Shares